Hace un tiempo ya, pensé que empezar un blog sería un ejercicio interesante que me ayudaría a afrontar algo que siempre me ha generado recelo: escribir. Fuera del ámbito académico, nunca he tenido la disciplina necesaria para explorar el mundo de la escritura. El perfeccionismo no ayuda y es la razón por la cual jamás permito el acceso a los poquísimos escritos en hojas sueltas que entre mis libros se pierden. La pereza y el olvido también se asoman de vez en cuando, pero sé que, en el fondo, es una cuestión de miedo. Miedo a la crítica. Se requiere confianza de acero para exponerse al mundo y  decir que no te importa ser juzgada. Porque importa; siempre importa. A veces poco y a veces mucho, pero importa. A muchos, a pocos, pero importa. Me importa. Porque importa, decido nuevamente hacer esto, o al menos intentar hacer esto. Por las razones más egoístas. Para llenar vacíos. Para ordenar mi mundo. Para hacer creer que pienso. Para creer que pienso. Para recordar que pienso. Para pensar que pienso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s